Tuesday 3 march 2 03 /03 /Mar 06:37
Diversos historiadores coinciden en que el vino llegó a Chile en los barcos de los conquistadores españoles, se piensa que por la urgente necesidad de tener vino para las celebraciones religiosas en nombre de Dios y los reyes, se plantaron vides. Se cuenta que en 1524, el conquistador Hernán Cortés ordenó se plantaran vides. Lo que no tiene claro aún es si llegaron de España en los barcos de Pedro de Valdivia y Diego de Almagro.

El primer español que comenzó con el cultivo de cepas fue Francisco de Aguirre en los valles de Copiapó y La Serena. Luego en 1550, un sacerdote jesuita llamado Francisco de Carabantes insertó la cepa País y se le considera uno de los incitadores a que existieran viñedos.

En 1554, dos pioneros de las viñas en el valle central, Diego García de Cáceres y Juan Jufré de Laoyza y Montesa, comienzan a sembrar gracias a que el conquistador Pedro de Valdivia les regalo las encomiendas de Macul y Ñuñoa donde actualmente esta la viña Cousiño Macul.

En los textos que dejo el sacerdote jesuita Alonso Ovalle, se cuenta que existían parrones de moscatel, torontel, albillo, común negra y la de mollar que eran comprados por el Cabildo de Santiago para hacer el vino de las misas.

Aunque en un comienzo la guerra de Arauco también arrasó por varias plantaciones vides, pero luego se dedicaron en robar los racimos para fabricar lo que hoy es la chicha (jugo de uva fermentado). Pero por precaución los españoles decidieron comenzar a hacer plantaciones más al norte del país, lo que hoy es la zona central, en especial al norte de Santiago.

Gracias a las favorables condiciones climáticas de la región, la producción de vinos creció rápidamente pero, al verse amenazada la corona española, dispuso prohibiciones para implementar nuevos viñedos e impuestos para evitar que el comercio hacia Europa siguiera creciendo. Pero todas estas restricciones fueron abolidas en 1678.

Desde aquella época, los vinos producidos en Chile alcanzan una calidad de excelencia a nivel mundial, ya que los factores de tierra y clima son privilegiados para dar las condiciones a la industria vitivinícola. Su lugar en el hemisferio sur del mundo con una geografía única de temperaturas templadas ideales para seguir produciendo los mejores frutos y ser el más antigua productor de vino de los países del nuevo mundo.

Tomando en consideración la rápida ganancia que tenía la producción de vino en Chile, un grupo de empresarios, a mediados del siglo XIX, importaron cepas europeas de: Cabernet-Sauvignon, Cot, Merlot, Pinot, Sauvignon, Riesling, Chardonnay y Gewurztraminer. Junto con la llegada de estas nuevas cepas, también llegaron experimentados enólogos franceses, quienes unieron sus conocimientos con los expertos chilenos para seguir con la tradición de excelencia que hasta entonces mostraba la producción vitivinícola.

En pleno desarrollo del siglo XXI, el desarrollo tecnológico ha avanzado junto con la producción de vinos y los empresarios han invertido en nuevas tecnologías, agregando las más modernas máquinas al trabajo de enólogos que cada vez se han preparado más en el estudio de las cepas. Todo este trabajo sitúa a los vinos producidos en Chile entre los mejores del mundo. Además, ha crecido la cantidad de exportaciones.

En Chile hay 74.500 hectáreas cultivadas con viñedos y se producen al año 427.900.000 litros, de los cuales más de la mitad son de uso excluso para exportación.
Por Christian Traub
Escribir un comentario - Ver los 0 comentarios
Volver a la página principal
Crear un blog en OverBlog - Contacto - C.G.U - Remuneración por el programa "Gana con tu Blog" - Reportar un abuso